Entrevista a Secil Coban de TARIM-ORMAN-IS

25 July 2018 19:34










Secil Coban, una funcionaria pública de 24 años del Ministerio de Agricultura y Bosques, y miembro de TARIM ORMAN-IS, habla de su historia al ser víctima de acoso sexual en su país y sobre cómo pudo ganar su caso con el apoyo del sindicato.

¿Puedes contarnos su historia?

Comencé a trabajar en el Ministerio de Agricultura en Turquía hace cuatro años. Enfrenté acoso verbal por parte de mi jefe y compañeros, quienes me decían cómo vestir, cómo comportarme y qué partido político apoyar como servidor público. El jefe de mi departamento siempre me decía que yo debía ser una buena musulmana y que leyera el Corán.

Mis responsabilidades laborales eran tales que tuve que pasar mucho tiempo en su oficina para ayudarlo. En estas ocasiones, él intentaba acercarse a mí. En lugar de brindarme apoyo, mis compañeros de trabajo, especialmente las mujeres, apoyaron a mi supervisor afirmando que lo merecía debido a mi "estilo".

Presenté una queja formal al Director General Adjunto del Ministerio, pues este era el procedimiento formal. Aunque estuvo de acuerdo en que mi supervisor me estaba acosando verbalmente, no quería alterar el equilibrio del Ministerio y, por lo tanto, decidió no intervenir.

Luego me dirigí a mi sindicato, TARIM ORMAN-IS para continuar con mi queja. El Presidente del sindicato consiguió una cita con el Ministro y pude hablar directamente con él. Tras este proceso, el Jefe de Departamento, mi supervisor, fue suspendido de su trabajo. Este resultado tuvo un profundo impacto en el Ministerio, ya que era la primera vez que una mujer joven se levantaba y perseguía un caso que resultó en una victoria con el apoyo del sindicato.

Mi victoria es para todas las mujeres que han sido acosadas, algunas durante muchos años.

¿Cuál fue la respuesta de sus compañeros de trabajo?

Mis compañeros de trabajo estaban extremadamente sorprendidos, pero lo que es más importante, se dieron cuenta de que el acoso sexual en el lugar de trabajo no sería tolerado. Muchos trabajadores se me acercaron y me pidieron consejos sobre cómo luchar contra todo tipo de acoso y violencia sexual.

¿Cómo pueden los sindicatos apoyar a las trabajadoras que han enfrentado acoso sexual y violencia?

Los sindicatos desempeñan un papel importante en la lucha contra el acoso sexual y la violencia. En los casos en que se acosa a las mujeres, los sindicatos pueden negociar directamente con los empleadores y los gerentes. Si no tuviera el apoyo de mi sindicato, nunca podría hablar con el Ministro para hablar sobre mis problemas. Es importante que las mujeres estén conscientes de que los sindicatos están allí para defender sus derechos bajo cualquier circunstancia.

Creo que es importante que los sindicatos negocien cláusulas específicas en los Convennos Colectivos que aborden la discriminación, el hostigamiento y la violencia contra las mujeres en el lugar de trabajo. Deben existir procesos y mecanismos específicos tendientes a presentar y resolver quejas y, lo que es más importante, sea poner fin a todas estas prácticas.

También soy una mujer que recientemente se ha unido al sindicato. En este sentido, mi consejo sería recordarles que no deben dudar y temer a la lucha contra la dominación masculina y la violencia contra las mujeres. Deben entender que esta lucha seguramente se fortalecerá cuando se unan a un sindicato y, por lo tanto, formen parte del movimiento sindical.